lunes, 28 de mayo de 2012

Desintegración



  Se encontrará consigo una mañana

con una cara que  no será la suya

se mirará en otro espejo pero será este mismo

le mostrará los pechos arrugados y no serán sus pechos los que 

vea

y los dedos torcidos pero será otra mano

y tocará seca la carne  entre sus piernas

y no serán sus muslos los que toque

y mirará el mundo con ojos amarillos que no serán sus ojos

y tendrá la lengua fría y no será su lengua!


vendrán otras mañanas pero ya siempre será la misma mañana

la que venga

no llegarán abrazos a tus noches

y vendrán otras  noches,

 otras nuevas

pero ya siempre la misma noche




16 comentarios:

  1. Me ha impactado tu Poesía, Pepi. Realmente me ha hecho meditar y reflexionar sobre el mañana y cuando nos miremos a ese espejo en las mismas mañanas y en las mismas noches.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Pedro, y bienvenido otra vez al mundo blogero.
      Un besote

      Eliminar
  2. Poema real, aunque estremezca leerlo, porque así es y será, aunque ahora no lo pensemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nos cuesta aceptar que el tiempo pasa y biológicamente también vamos pasando con él. Admitir la vejéz, ese paso implacáble del tiempo, es lo mejor.
    Genial esta entrada Pepi. Te felicíto...!!

    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Osvaldo hay que dejar entrar a ese extraño que llega, abrirle la puerta
      Un besote

      Eliminar
  4. Pepi, intenso poema que refleja con nitidez y lirismo el implacable andar del tiempo que nos volverá extraños frente al espejo, frente a nosotros mismos, en su imparasble devenir hacia la noche segura.
    Sin duda tu poesía llega a las raíces mismas del alma humana.
    Un maravilloso hallazgo encontrarme con tus versos.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es un honor tenerte como lectora.Gracias guapa

      Eliminar
  5. Genial, de las mejores cosas que te he leído... De estas cosas que dan envidia no haberlas escrito uno mismo. Sin palabras

    ResponderEliminar
  6. Y a esa mañana seguirá otra mañana en la que ya no volverá a reflejarnos ningún espejo. Esa es la vida y esa es la muerte en todo el universo. Pero también hay otro espejo donde buscarse, el de la memoria, el de los recuerdos, los buenos recuerdos. Espejo maravilloso para el que lo conserva íntegro y lúcido cuando la edad avanza y avanza.
    Tus versos son muy bellos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Impactas, por la realidad, por ese mirar de frente la vida, esas otras mañanas,futuras e inevitables, pero estaremos vivas, pero hemos vivido y seguimos amando y seguimos sintiendo, después vengan mañanas que iremos resistiendo...ufffffffff, me recuerdas algo que escribí hace unos días.

    Gracias por tus palabras en mi rinconcito, Pepi.

    Muchos abrazos

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón Inti,
    gracias por tus palabras



    Alborada siempre es un placer tenerte por aquí.Un besito

    ResponderEliminar
  9. El implacable tiempo todo lo deteriora y nada podemos hacer por ello, pero en la alegría y la tristeza mandamos nosotros. Levantemos los corazones y tratemos de ser felices hasta que el tiempo nos borre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Habrá noches que deban ser las mismas.

    Feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  11. Encantador tu poema. Felicidades. saludos desde Conil ( Cadiz). ve mi blog

    ResponderEliminar